Blogia
El Caldero de la Bruja

SERES

Hace ya mucho tiempo que creo que la pena de muerte no sirve se solución a nada, sin embargo, estos días le dan a una ganas de que se reinstaure. Y aun así, no sería castigo suficiente. No al menos para los delitos de los que hemos tenido conocimiento durante esta semana. Creo que este país no había sufrido una conmoción igual desde el 11 de marzo de 2004. Aunque ahora el horror ha sido muy diferente. Supongo que todos nos hemos preguntado alguna vez si seríamos capaces de matar y en qué circunstancias lo haríamos. Pero abusar de un bebé es algo que supera con creces cualquier tipo de monstruosidad que se le pudiera ocurrir a alguien.
No alcanzo a entender que tipo de ser sobre la tierra es capaz de hacer algo como lo que nos han contado los medios de comunicación a lo largo de estos últimos días. Dudo mucho que ningún animal, ni tan siquiera la peor de las alimañas, sea capaz de algo semejante. Y menos aun con la premeditación con la que al parecer lo han hecho esos monstruos.
No creo que haya en el código penal de ningún país del planeta un castigo que haga justicia al delito cometido por estos infrahumanos ni que dé a la sociedad la tranquilidad de conciencia necesaria para pensar que estamos haciendo lo correcto, que nadie nunca se atreverá a hacer algo semejante.
No tenemos pruebas de la existencia de Dios, pero es evidente que el demonio sí que existe y es aun peor de lo que nos habían contado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

5 comentarios

marta -

Bueno, a mí a veces también me dan ganas de romperles la cara a más de uno y de dos. De momento me conformo con cambiar de cadena cada vez que salen ciertos personajillos aficionados a las bombas y los tiros en la nuca.
Soy perfectamente capaz de entender que un ciudadano normal sienta ganas de pegar a alguien que ha violado y asesinado a su hija de siete años. Eso no es deseo de venganza. Es puro dolor. En cualquier caso, te puedo asegurar que si esas personas hacen más que abuchear también corren el riesgo de ser detenidas.
De todas formas, no sería yo quien condenase a un padre que ha asesinado al violador de su hijo de quince meses. Al fin y al cabo, el violador es un peligro para la sociedad, el padre no.
En cuanto a tu sociedad ideal, muy ideal la veo para que en ella no haya justicia.
Y sí, las penas de cárcel también tienen un fin disuasorio. No sabes la de veces que he oído la frase "no merece la pena ir a la cárcel por matar a esa sabandija".
Por otro lado, bueno, leer "El conde de Montecristo con 14 años" me ha marcado lo suficiente como para considerar la venganza (justificada, por supuesto) una de la bellas artes.

worm -

"La justicia sirve para que si yo quiero pegarle un tiro a alguien porque me cae mal, la idea de una condena de cárcel me disuada de semejante idea"

En efecto, entiendo que la justicia es necesaria en la sociedad actual (aunque en mi modelo de sociedad ideal no existe). Lo que quería decir es que la justica no debe dar cabida a que la gente la utilize para saciar sus ansias vengativas amparandose en la ley. Un ejemplo, esa gente que esta fuera de los juzgados insultando e incluso intentando agredir a los acusados y luego salen diciendo que lo único que quieren es justicia. Es a esto a lo que le llamo una forma retorcida, escondida e incluso cobarde de venganza. Me espeluzna esta gente.

marta -

Me temo que no estoy de acuerdo contigo por una razón muy simple. La venganza la aplica quien quiere y como quiere. La justicia no. Partimos de la base de que quien comete un crimen, del tipo que sea, sabe que ese crimen está castigado con una determinada pena. Se arriesga pues a tener que cumplir dicha pena después de ser detenido y juzgado. Y la pena nunca será similar al crimen cometido. Es decir, si tú matas no te matan (al menos en españa), si tú violas, no serás violado. En la venganza si, ojo por ojo y diente por diente.
Y a ver si tienes el valor de negarme que si esta tarde llegas a tu casa y te encuentras que te han robado todo y tus familiares están muertos a cuchilladas, no vas a llamar a la policía y poner una denuncia.
La justicia sirve para que si yo quiero pegarle un tiro a alguien porque me cae mal, la idea de una condena de cárcel me disuada de semejante idea. Y si no lo hace, pues ajo y agua.
Si no huebiera leyes, querido worm, volveríamos a la selva y sí, a las venganzas.

worm -

No creo en la justicia. No creo en ella porque es sádica y cobarde. La gente clama justicia ostentando no sé qué igualdad cuando, realmente, tan solo quieren ver saciados sus sentimientos de venganza.

La justicia es una forma escondida de venganza, una escapatoria legal y retorcida a los rencores. Es por esto que siento tanta o más repugnancia por los que piden justicia que por los que cometen los crímenes.

worm -

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres